miércoles, 17 de enero de 2018

"A nivel internacional, este mundo está gobernado por delincuentes"

Noam Chomsky: “una banda de ladrones” le inició el juicio político a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff
Por: Arcadi Oliveres

Arcadi Oliveres, doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona, analiza los impactos sociales de la crisis actual.
"Me avergüenza ver como Cataluña o Madrid se arrodillaron ante un impresentable nazi y mafioso para rogarle que instale en España sus casinos".
"Con tanta gente durmiendo en los cajeros, son la mejor obra social de las cajas.
Este reconocido activista de Justicia i Pau crítica que en vez de potenciar "la inversión pública" se apueste por "una política de recortes, recortes y más recortes".
El capitalismo es un sistema perverso que nos ha dejado caer en la crisis con cierta periodicidad. Al menos, esa es la opinión de Arcadi Oliveres, economista y reconocido activista de Justicia i Pau (organización catalana en defensa de los derechos humanos). Aunque existen precedentes históricos que permiten echar la vista atrás y encontrar una situación de miseria económica como la que atravesamos, buscar una solución en estos antecedentes sería un remedio anacrónico, y es que "la economía ha cambiado, se ha mundializado", dice Oliveres.
La solución que los estados han buscado para la actual crisis está "180º en contra de lo que debería haber sido", insiste el economista. En lugar de potenciar "la inversión pública" se han limitado a defender "una política de recortes, recortes y más recortes". Oliveres culpa de todo esto a un hecho que diferencia la actual situación de sus antecesoras, el fenómeno de capital especulativo. "Miles de pisos fueron comprados por gente que no los necesitaba" y ahora nos encontramos con "tres millones de viviendas vacías en España, y 350.000 familias desahuciadas".
350.000 familias a razón de tres miembros por cada una, da como resultado un millón de personas en la calle, y para Oliveres la solución sería sencilla: "Que cojan un millón de esas casas y se las entreguen a esas personas". Aunque reconoce que suena utópico ya que "por supuesto, los bancos no lo permiten". Es cierto que se buscan alternativas, "intentan fomentar el alquiler social", pero mientras llegan "cada vez es más habitual ver a familias viviendo en furgonetas, campings, o tiendas de campaña" y "con tanta gente durmiendo en ellos, los cajeros automáticos son, a día de hoy, la mejor obra social de las cajas".
Erradicar el hambre en el mundo 92 veces
Mientras en la calle existe una crisis social, que afecta a todos los países europeos, "se han inyectado cuatro billones seiscientos mil dólares a las bancas a nivel mundial", cifra Oliveres. Según Naciones Unidas, con ese dinero se hubiera erradicado el hambre en el mundo 92 veces. "Nadie intervino para frenar esta inversión especulativa" dice, sobre todo, porque los propios mandatarios son, en muchos casos, los principales especuladores. Yo no sé qué sucede a nivel municipal, comarcal o regional, pero les aseguro que a nivel internacional este mundo está gobernado por delincuentes", denuncia.
Con la primera inyección de dinero, los bancos aprendieron la lección y cerraron el grifo del crédito y la crisis "pasó de ser económico financiera, a meramente financiera", explica Oliveres. "Si no hay crédito, el vendedor no vende y el comprador no compra", entramos entonces en la llamada "crisis" y "las empresas responden con EREs" a veces "justificados" y en otras ocasiones "sin la menor necesidad, como en el caso de Telefónica o La Caixa, que con un gran margen de beneficios recortan sus plantillas y mandan a gente a la calle", censura el activista.
El lado más humano y visible de la crisis es el desempleo, donde "se llega a casos que rozan los límites de la estupidez humana como Eurovegas". A Oliveres le da "vergüenza ver como Cataluña o Madrid se arrodillaron ante un impresentable nazi y mafioso para rogarle que instale en España sus casinos". El economista sostiene que la solución no pasa por ahí sino por "un reparto del trabajo existente" y reducciones de la jornada laboral para que "los que tienen trabajo trabajan un poco menos, de tal modo que los que no lo tienen puedan trabajar un poco más".

Eldiario.es/norte/euskadi


Noam Chomsky: “una banda de ladrones” le inició el juicio político a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff

Mientras en Brasil siguen las protestas por la votación del Congreso para suspender a la presidente Dilma Rousseff e iniciarle juicio político, Noam Chomsky destaca que “se trata de la única líder política que no robó para enriquecerse y “una banda de ladrones” que sí lo hicieron, le inició juicio político. Eso equivale a un golpe de Estado blando”. El reemplazante de Rousseff, ex vicepresidente de Brasil, Michel Temer, es miembro del partido PMDM opositor y está implicado en un enorme escándalo de corrupción que involucra a Petrobras, la empresa petrolera del Estado. Temer acaba de armar su gabinete con hombres blancos, que están acusados de implementar políticas que favorecen a las grandes empresas.
TRANSCRIPCIÓN
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.
AMY GOODMAN: ¿Qué opina de lo que está sucediendo ahora mismo en Brasil, donde continúan las protestas por la votación del Congreso a favor de suspender a la presidenta Dilma Rousseff e iniciar un juicio político en su contra? Ahora El Salvador se ha negado a reconocer al nuevo gobierno de Brasil. El presidente salvadoreño, Cerén, dijo que la destitución de Rousseff tenía, cito, "la apariencia de ser un golpe de Estado". ¿Qué está ocurriendo allí? ¿Y cómo ve la diferencia entre... pareciera que tal vez Bush salvó a América Latina al simplemente no poner atención en ella, al concentrarse totalmente en Irak y Afganistán. Parece que el gobierno de Obama está prestando un poco más de atención a esa región.
NOAM CHOMSKY: Bueno, yo no creo que sea sólo una cuestión de falta de atención. En los últimos 10 o 15 años, América Latina ha conseguido liberarse en gran medida del dominio extranjero, principalmente del de Estados Unidos. Eso es un desarrollo espectacular del escenario mundial. Es la primera vez en 500 años que esto ocurre. Es un gran cambio. Así que la llamada falta de atención se debe en parte al hecho de que EE.UU., de alguna manera, está siendo desplazado fuera del hemisferio, menos de lo que podría ser. Estados Unidos solía ser capaz de derrocar gobiernos, de llevar a cabo golpes de Estado según su voluntad, etc. Ahora lo intenta. Ha habido tres... tal vez depende de cómo se cuenten, pero han habido tres intentos de golpes en este siglo. Uno en Venezuela en el año 2002 que tuvo éxito durante un par de días, y que fue respaldado por EE.UU., y que fue sofocado por la reacción popular. Un segundo en Haití en el año 2004, que tuvo éxito. EE.UU. y Francia –con la ayuda de Canadá– secuestraron al presidente, lo enviaron a África Central, e impidieron que su partido participara en las elecciones. Ese fue un golpe de Estado exitoso. Ya bajo el gobierno de Obama, hubo un golpe militar en Honduras, el cual derrocó a un presidente reformista. Estados Unidos se encontró a si mismo casi completamente solo en su intento de legitimar el golpe, ya sabe, afirmando que las elecciones bajo el régimen de facto eran legítimas. Honduras, una sociedad muy pobre y muy reprimida, se convirtió en una absoluta cámara del terror. Ha habido inmensos flujos de refugiados, a quienes hemos devuelto al otro lado de la frontera, de vuelta a la violencia que nosotros ayudamos a crear. En Paraguay hubo una especie de semigolpe, que al igual que en Honduras, tuvo el objetivo de deshacerse de un cura progresista que estaba gobernando el país, desde hacía poco tiempo.
Lo que está ocurriendo ahora en Brasil es, de muchas maneras, extremadamente lamentable. En primer lugar, ha habido un nivel masivo de corrupción. Lamentablemente, el Partido de los Trabajadores, el partido de Lula, que tenía una oportunidad real de lograr algo muy importante, y que logró hacer algunos importantes cambios positivos, se unió al resto de partidos, a la élite tradicional, en este gran robo. Y eso debería ser castigado. Por otro lado, respecto a lo que está sucediendo ahora, creo que las palabras que usted citó del presidente de El Salvador son bastante acertadas. Esto es una especie de un golpe suave. La élite detesta al Partido de los Trabajadores y está utilizando esta oportunidad para deshacerse del partido que ganó las elecciones. No están esperando a las elecciones, la cuales probablemente iban a perder, sino que quieren deshacerse de él, sacando partido de una recesión económica, que es grave, y de la corrupción masiva que ha sido destapada. Pero como incluso el New York Times señaló, Dilma Rousseff es quizás la única líder política que no ha robado para enriquecerse. Ella está siendo acusada de manipulaciones en el presupuesto, un acto bastante común en muchos países, sacar de un bolsillo y ponerlo en otro. Quizás sea una mala acción, pero definitivamente, no justifica un juicio político. De hecho, estamos viendo a la única líder política que no ha robado para enriquecerse, siendo sometida a un juicio político por parte de una banda de ladrones, que sí ha robado. Eso equivale a un golpe de Estado blando. Creo que eso es correcto.

Traducido y editado por Linda Artola y Democracy Now! en Español.

 http://www.democracynow.org/es/2016/5/17/noam_chomsky_brazils_president_dilma_rousseff

jueves, 11 de enero de 2018

Rusia y China, al rescate de Venezuela

Vicky Peláez

Fracasada la espiral de la violencia, auspiciada por EEUU y dirigida por la oposición nacional, Venezuela ha entrado en un ciclo de estabilidad política y social por primera vez desde que Nicolás Maduro fue elegido como presidente legítimo de la República Bolivariana en 2013.

"Los pueblos oprimidos pueden liberarse solo a través de la lucha. Esta es una verdad simple y clara confirmada por la historia" (Kim Il-sung, 1912-1994)

El orden impuesto por la Asamblea Nacional Constituyente y la elección de los gobernadores fueron decisivos. A la vez, el intento de EEUU de ahogarlo financieramente declarando al país en default selectivo, que lo iba convertir en un paria financiero, fue neutralizado por la ayuda decisiva de Rusia y el apoyo de China.
Según el politólogo y economista venezolano Andrés Giussepe, después de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente del 30 de julio pasado y las elecciones de gobernadores del 15 de octubre, "los partidos tradicionales ahora no deciden la vida republicana en Venezuela, hoy es el poder popular quien la decide. Esos dos procesos electorales realizados en menos de tres meses han expresado con mucha fuerza que los venezolanos no queremos más violencia, terrorismo guarimbero, ni guerra económica que inducen la inflación, ni mucho menos las amenazas y sanciones del Imperio del Norte".
Sin embargo, la obsesión de la Casa Blanca y su presidente de turno, Donald Trump, por adueñarse de los 600.000 millones de barriles de petróleo venezolano, ofusca a los líderes norteamericanos su capacidad de razonar y no darse cuenta de que las sanciones económicas y financieras no han producido los efectos programados por sus estrategas en Venezuela.
El hecho de no poder ponerlos de rodillas enceguece aún más a Trump y a sus aliados de la OTAN, que tratan de inventar nuevas sanciones económicas y financieras para 'hacer chillar' la economía del país y ahogar el esfuerzo del pueblo para sostener las conquistas sociales logradas en los últimos 16 años.
El 25 de agosto pasado, el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, anunció una nueva orden ejecutiva de Donald Trump, promulgada a pedido de la oposición venezolana, dirigida a vetar el financiamiento necesario de los bonos que Venezuela ha emitido y que tiene que pagar y que iba a colocar en el mercado internacional.
Para justificar esta medida, Mnuchin declaró que "la acción impuesta contra Caracas está dirigida a la prohibición de acceso de Venezuela a los mercados de deuda y equidad de EEUU. Así no van a poder sacar ventajas del sistema financiero de Washington para destruir la economía venezolana. Estas medidas también van a minar la capacidad de Maduro de pagar a los partidos y simpatizantes del Gobierno y va a aumentar presión sobre Caracas para que abandone su desastroso camino".
Casi inmediatamente, las agencias calificadoras de riesgo financiero Fitch Raiting y Standard & Poor's rebajaron la nota de la deuda de Venezuela. Fitch la bajó de la categoría CC a C, casi la más baja en la escala, y Standard & Poor's la bajó de CCC a CC. El pretexto oficial para estas acciones, según las agencias, fue la decisión del Gobierno bolivariano de renegociar sus obligaciones de la deuda externa soberana.
Los organismos calificadores alertaron en seguida a los poseedores de bonos de Venezuela de la probabilidad de suspensión de pagos por parte de Caracas. Generalmente, las transnacionales financieras se guían por las calificaciones de estas agencias y tener la nota de la deuda CCC, CC o C significa un serio riesgo para la compra de la deuda de un país incluido en esta categoría.
A la vez, las agencias calificadoras Fitch, S&P y Moody's están en manos de las familias multimillonarias de los Goldman Sachs, Rockefeller, Rothschild, Wilbur, Wallenberg, Moses, los que en realidad toman decisiones respecto a un país determinado y transmiten sus órdenes a las agencias calificadoras y a las ocho corporaciones financieras más importantes de Estados Unidos, como JP Morgan Chase, The Bank of New York Mellon, Morgan Stanley, Wells Fargo & Company, Godman Sachs, Citigroup, Bank of America y State Street Corporation.
La calificación de la situación financiera de cada país se establece en realidad en la 'familia' y se toma la decisión de acuerdo a los intereses geopolíticos y geoeconómicos de los miembros de este círculo de los más poderosos y ricos del planeta.
Así, para estrangular la economía del país con la mayor reserva petrolera del planeta, Venezuela, se tomó la decisión de declarar la nación en 'default parcial' (incumplimiento de la obligación de pagar estipulada en el acuerdo o contrato de préstamo). El término 'parcial' se refería al atraso de intereses de 1.200 millones de dólares y el pago principal del bono 2017 de los Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA).
En la práctica financiera, el momento en el cual se considera que el préstamo o contrato es moroso varía según el organismo o acreedor de que se trata. Colombia recibió el trato bien indulgente al atrasar uno de sus pagos; la Argentina de Macri acordó una deuda por 100 años y Ucrania no está cumpliendo con sus obligaciones con sus acreedores desde 2015. Sin embargo, las calificadoras de riesgo no dicen ni pío.
Entonces, no se trata de un problema financiero sino de una presión política que se produce a costa de manipulaciones en la mayoría de casos. Venezuela está en esta órbita. Resulta que el Gobierno de Maduro y la PDVSA cumplieron con sus obligaciones con un atraso de menos de 30 días, pero inexplicablemente el pago fue demorado más todavía, como lo explicó The U.S. Trust Co. DTC, que transfirió el pago a la proveedora de servicios financieros Euroclear. Hay que recordar que Euroclear y la compañía Clearstream controlan casi el 100% del sistema financiero global de 'compensaciones internacionales'.
La Euroclear, con sede en Bruselas, fue fundada por el banco norteamericano JP Morgan y la Clearstream con su oficina principal en Fráncfort del Meno (Alemania) es parte de Deutche Börse AG.
Para no irritar a Washington y evitar ser incluidas en la lista del Departamento de Estado como 'colaboradores de Maduro', estas compañías simplemente hacen 'perder' por un tiempo los pagos que realizan el Gobierno de Venezuela y la PDVSA, como pasó recientemente con el pago del bono PDVSA 2020 por 842 millones de dólares, que fue transmitido a tiempo pero desapareció como por magia en el sistema de Euroclear y en el de Clearstream. Todas estas manipulaciones fueron utilizadas por las agencias calificadoras para declarar al país y la PDVSA en 'default sel
Cabe decir que este 'default selectivo' es en realidad un 'default político', llevado a cabo para crear pánico entre los tenedores de bonos venezolanos y crear condiciones para los 'fondos buitres' para apoderarse de un paquete significativo de las obligaciones venezolanos, como lo pasó con Argentina en 2004.
Por el momento, Venezuela logró repeler el ataque financiero de Washington y ahora el país está más estable que antes, después de que el Gobierno de China asegurara oficialmente la "capacidad de pago" de la República Bolivariana. Además, Moscú contribuyó a refinanciar la deuda de 3.000 millones de dólares del país. También el precio de petróleo está en una subida, lo que conviene al país. Actualmente, la situación se calmó pero para el próximo año Venezuela necesitará unos 10.000 millones de dólares adicionales que seguro le otorgarán China y Rusia, también interesados en el petróleo venezolano.
El período de estabilidad política que está viviendo actualmente el país es debido a la visión pragmática del Gobierno que, con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente y los comicios de gobernadores, ha logrado invertir los ataques de la oposición y sus guarimberos y redirigirlos contra la propia oposición.
Tanto ha cambiado la situación interna en el país que, según el periodista José Vicente (Programa José Vicente Hoy), "le iría mal a la oposición si van de nuevo a la violencia". Los opositores se dividieron y muchos se marcharon al extranjero.
Llegó el momento para que el Gobierno de Maduro ponga orden en el país y lo está haciendo con la ayuda del poder popular y las comunas reforzando los programas de salud, educación, cultura, amas de casa, pensiones. Sin embargo, la tarea más importante, según el fiscal general de la nación, Terek William Saab, es desarticular una especie de mafia que se ha apoderado de todo el territorio nacional.
El sabotaje de Protinal que enterró miles de pollos para no bajar el precio extremadamente elevado en el mercado es parte de la estrategia de esta mafia que trabaja al unísono con los intentos desestabilizadores de Washington. La promulgación de la Ley Orgánica de Precios Justos, la Ley Antimonopolios, la Ley Contra los Cambios Ilícitos, todas aprobadas por la ANC, son un paso para derrotar a los altos precios especulativos y la guerra económica en general, regular los intereses particulares y tratar de elaborar un nuevo modelo productivo para abandonar el modelo rentista.
El Gobierno de Venezuela ha desarticulado también una mafia en su empresa CITGO Petroleum Corporation, empresa refinadora de petróleo en EEUU y comercializadora de gasolina, lubricantes y petroquímicos, que aporta el 96% de divisas al país. Según los analistas, falta "limpiar la casa desde adentro y se necesita una activa participación popular, de los comités populares y de la juventud para luchar contra la especulación". Si, según Resumen Latinoamericano (17/11/2017), "la CIA está preparando jóvenes venezolanos para formar grupos paramilitares en zonas estratégicas de la Amazonía peruana con la finalidad de ingresar a Venezuela y derrocar al Gobierno de Maduro", entonces "vale la pena preparar a jóvenes bolivarianos para defender el país de los saboteadores internos", indican.
Ni la guerra económica, financiera, política, social, psicológica y, en especial, la mediática, promovida por Washington y su aliado incondicional local, representado por el sector privado oligopólico y monopólico, han podido doblegar la voluntad del pueblo venezolano de seguir su propio camino hacia la democracia y la paz.


"Agresión de EEUU a Venezuela pretende debilitar a Rusia y China"